Noticias Observador

El contubernio de la farándula, la política y el hampa… y sigue la mata dando

Por. Itandehui Rodríguez / @Itandehui_RoMa

La historia que les voy a contar surge en el vecino estado de Morelos, corría el año de 2014, involucra toda una serie de personajes dignos de un álbum Panini, estaba la guapa con la que todos querían, el chistoso que nadie entendía por qué pero aparecía en todas las mesas, el medio borracho, el muy borracho y el súper borracho, el hermano de un ex gobernador, ex alcaldes y, entre varias figuras más, el familiar político de cierto afamado cantautor que ya pasó a mejor vida y que actualmente es senador y ¿adivinen a qué bancada pertenece? Pues a la tricolor.

Volviendo al cantautor, por supuesto que hablo del mismo e inigualable Joan Sebastian, al que abiertamente señala Anabel Hernández en su último libro, “Emma y las otras señoras del narco” como socio de Arturo Beltrán Leyva y en qué otro negocio iba a ser, si no en el del narcotráfico. Componía bonito, no cabe duda, interpretaba mejor que nadie sus canciones, eso jamás se lo vamos a discutir, pero alguien que poseía un rancho con elevador para que sus vacas pudieran dormir calientitas en las noches, ubicado en un lugar llamado Juliantla, que cuenta con pista de aterrizaje y varias linduras más, no lo había construido nomás de cantar y de andar de jaripeo en jaripeo, no nos hagamos. Aunado a eso, dos de sus hijos lamentablemente murieron acribillados… solo hay que hacer sumas y restas, ¿verdad?

Cuenta la leyenda y no yo, que el verdadero y único origen de la orden de levantar a los 43 de Ayotzinapa salió de alguien que visitaba constantemente ese rancho en Juliantla y que pertenece a la familia Figueroa, ¿por qué? Porque los estudiantes tuvieron la mala idea de secuestrar autobuses dónde se transportaban 2 millones de dólares de droga. Porque los dueños de esa mercancía la querían recuperar y dieron la orden al Capitán responsable del 27 Batallón de Infantería, destacado en la zona, de hacerlo a como diera lugar y costara lo que costara, lo mismo le notificaron a los Abarca lopezobradoristas, que a toda la gente que tenían en la nómina en la zona, policías municipales, estatales, federales, ejército y todo aquél que portara un arma y pues… el que paga manda.

De todo esto que les digo dan cuenta las múltiples fotos de mantas que se colgaron después de la lamentable desaparición de los 43, en ellas señalan directamente nombres y cargos de los involucrados y por supuesto, de quién dio la orden de que esto sucediera. Quién las colgó no encontró por la vía legal la manera de hacer justicia y buscó difundir la información de la manera que mejor pudo.

No estoy loca ni tengo espíritu suicida, pero ya les di suficientes pistas y sí se ponen a buscar, Google hará el resto por ustedes.

Terminaré mi columna de hoy diciéndoles que ojalá estuviéramos en mejores manos, ojalá que las cosas hubieran cambiado, pero, militares que antes trabajaban en lo “oscurito” para los cárteles de la droga, ejecutan obra gubernamental, se encargan de aduanas y puertos y, por supuesto, no han abandonado sus negocios anteriores, o ¿ustedes para qué creen que sirven los camiones que transportan materiales para el Tren Maya? ¿Sólo transportan piedras y durmientes? ¡Por favor!

Así es el contubernio de la farándula, la política y el hampa… y sigue la mata dando

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: